El otro día os hablé de cómo personalizar vuestra boda con mobiliario y decoración especial y diferente a la que nos ofrecen. Esa idea puede estar unida a otra que tiene mucha fuerza en los eventos, sobre todo en las bodas, y es la de elegir un “color corporativo” que defina todos los elementos de la boda. Podemos utilizar el color de la boda en las invitaciones, los detalles, los accesorios de la novia y del novio, los trajes de las damas de honor y de las damitas, el ramo de la novia, la mantelería, incluso en algunos elementos del menú como el postre. En algunos casos, si la novia es muy atrevida, puede utilizar el color de la boda en su vestido. Este no suele ser el caso, y se puede ver más en elementos como los zapatos.

Para elegir el color de la boda nos debemos guiar por las necesidades y estilo del entorno (no debemos poner tonos azulados en masías con paredes de piedra, habría que optar por los anaranjados), por la sensación que queremos dar a los invitados, por el horario de la boda y el momento del año (los anaranjados y rojos darán “calor” a los invitados y son una buena opción para invierno y otoño. Los metálicos -dorado, plateado, bronce, cobre…- se utilizan mucho en invierno, junto con los colores densos como el burdeos, el azul marino, el rojo y el verde), por el tipo de boda o simplemente por los gustos.

Aunque os guieis por vuestros gustos, os recomiendo no optar por colores llamativos para crear un ambiente divertido, ya que se alejan bastante de la elegancia.

En general, con colores fríos lograrás un ambiente relajado, y con tonos rojos y anaranjados, una atmósfera más cálida. Funcionan muy bien los colores vinculados a la naturaleza, verdes y azules.

Este año (y para el 2014) se llevan mucho los colores pastel como el mint –perfecto tanto para el día como para la noche- y el coral incluso combinados, pero os voy a dejar algunos ejemplos de bodas con color temático y os explico el significado de cada uno de ellos.

El color verde mint es un color fresco y suave, proporciona un efecto muy natural y es perfecto para incluir en una boda en cualquiera de sus dimensiones.

Se trata de un color perfecto para bodas celebradas en los meses de primavera o verano, evoca la naturaleza y produce tranquilidad y elegancia, además combina muy fácilmente con casi todos los colores y es un color que no cansa a la vista.

Se puede combinar con blanco o con negro, aunque con color coral queda perfecto.

Fuente: Loverly

Fuente: Loverly

 

El azul claro o turquesa son otros de los colores de moda para las bodas en 2013. Siguiendo la tradición de llevar algo azul, las novias se pueden aprovechar y llevar sus zapatos en el color de la boda.

El color azul es sinónimo de tranquilidad y nos hace sentir relajados. Se asocia con el cielo, el mar y también con la noche. Es un color que brindará frescura y serenidad a tu boda.

Se puede combinar con rojo, blanco o incluso negro.

 

Fuente: Loverly

Fuente: Loverly

 

El amarillo. No hagas caso al mito de que vestir de amarillo es de mala suerte. Sólo se considera de mal augurio entre los actores y la superstición proviene de la muerte del dramaturgo y actor Molière, quien falleció en escena vestido de amarillo. Nada tiene que ver con las fiestas y la vida cotidiana. El amarillo, por el contrario, es energía positiva, sabiduría e iluminación, como el sol.  

Se puede combinar con blanco, gris, negro…

Fuente: Loverly

Fuente: Loverly

 

El rosa coral es otro de los colores de moda este verano. Se asocia el color rosa con ternura, amor, dulzura, felicidad, afecto y simpatía. Dicen que da buena suerte en el matrimonio porque significa buenos momentos con el sexo opuesto.

Se puede combinar con mint, rosa mas clarito, azul clarito o turquesa…

Fuente: Loverly

Fuente: Loverly

 

¿Con qué color te quedas?

Anuncios